• Altorre

2022, el año de la reactivación turística



Morelia, Michoacán, 24 de septiembre del 2022.- El fin de este 2022 marcará el máximo histórico de crecimiento en la actividad turística de Michoacán, al superar en afluencia y derrama los récords que se alcanzaron en el 2019, antes de la pandemia.


Roberto Monroy García, secretario de Turismo del Estado, comentó que los indicadores turísticos muestran que durante el primer año del gobierno que encabeza Alfredo Ramírez Bedolla, Michoacán alcanzó una afluencia de 9 millones 243 mil 977 turistas que generaron una derrama económica de 9 mil 785 millones de pesos.


Subrayó que este es un logro muy significativo porque durante el 2019, antes de la pandemia, el crecimiento récord que alcanzó la entidad llegó a los 6 millones 229 mil 193 turistas y visitantes reportados de enero a diciembre.


Comentó que esta señal de crecimiento sostenido comprendió un año de trabajo constante, tanto en promoción como en gestión para la regeneración y el fortalecimiento de la conectividad aérea, la creación de eventos como el Festival Michoacán de Origen o nuevos productos turísticos, como la Kuinchekua.


Por otra parte, Monroy García recordó que desde la Noche de Muertos del 2020, al inicio de la administración, se superaron algunos indicadores considerables después de la pandemia, cuando se recibieron más de 291 mil turistas.


La riqueza cultural, natural y de servicios establecidos que posee Michoacán ofrece amplias oportunidades de aprovechamiento, por lo que la industria turística constituye una prioridad para el impulso a la prosperidad económica.


Dada su importancia como factor de desarrollo, la reactivación de este motor es particularmente clave para Michoacán, luego de las afectaciones que ocasionó la pandemia a las diversas áreas de la economía.


Monroy García puso énfasis en que las políticas turísticas establecidas en la presente administración comprenden acciones estratégicamente planeadas: apoyar el esfuerzo de los municipios en la difusión de sus ferias, fiestas y tradiciones; invertir en el desarrollo de nueva infraestructura turística, en mejoramiento de imagen urbana; promoción turística y generación de productos claramente identificados y acordes a las potencialidades del estado y demanda de nuestros visitantes.