• Altorre

Antonio Godoy provocó enfrentamientos entre transportistas regulares y piratas: Pasalagua




- Ayuntamiento y Bloque de Transportistas, signaron un acuerdo

Morelia, Mich., agosto 23 de 2021.- El ayuntamiento de Morelia a través de la Secretaria de Movilidad y Espacio Público que aún preside Antonio Godoy González, había otorgado “Vistos Buenos” para que quienes ofrecen un servicio de transporte público al margen de la ley, contaran con espacios de paraderos y sitios de taxis en 12 puntos de la ciudad de Morelia.


Por ello y ante las manifestaciones de los integrantes del Bloque de Trasportistas en Michoacán con presencia en Palacio Municipal y las oficinas de Manantiales, este día, se revocaron los vistos buenos y se estableció el acuerdo de no otorgar nuevos permisos a quienes prestan un servicio al margen de la ley, representan una competencia desleal y provocan enfrentamientos que pueden llegar a situaciones que lamentar.

La revocación de los vistos buenos, fue signada por la Secretaria del Ayuntamiento Mónica Erandi Ayala García y el Secretario de Movilidad, Antonio Godoy así como los dirigentes transportistas, José Trinidad Martínez Pasalagua, Karina Tapia Báez y José Arturo Méndez Calderón y después de ello, los quejosos retiraron los bloqueos.

Al respecto, los transportistas aseguraron que en reiteradas ocasiones y sin éxito, intentaron que autoridades municipales escucharan su inconformidad por el problema que generaron al pretender hacer oficial lo ilegal y destinar ubicaciones de paraderos y sitios incluso, donde ya existen los de unidades regulares.

Es así que en esta ocasión se vieron en la necesidad de manifestare para que fueran escuchados y lograr el acuerdo en mención que evite la anarquía que provoca el pretender dar legalidad de un servicio con un Vo Bo en claro abuso del poder.

Ante la opinión pública pretenden ahora “victimizarce” y señalar los inconvenientes de hacer valer el derecho de libre manifestación, sin embargo, omiten precisar que cuando se llega a estos escenarios, es porque además de cometer abusos de poder, a la actual administración, nunca le ha quedado claro que no se debe gobernar con colores partidistas, privilegiando a sus afines y aplicando la ley del garrote a quienes no comparten su ideología y este marco, ha sido la constante en los últimos tres años.