• Altorre

Congreso avanza en la ruta correcta para cancelar los nuevos impuestos: Alfredo Ramírez




Celebra que Comisiones de Hacienda, y Presupuesto, aprueben dictamen para derogar las cargas fiscales; confía en que sea sometido a votación del pleno la próxima semana




Morelia; Mich., a 28 de marzo de 2019.- La aprobación del dictamen para cancelar los llamados impuestos ecológicos es una decisión acertada de las comisiones unidas de Hacienda, y Presupuesto del Congreso del Estado, celebró el diputado Alfredo Ramírez Bedolla, y destacó que los legisladores actuaron de manera muy responsable respecto a la economía de Michoacán y el ingreso de los ciudadanos.


Bajo la coordinación de Alfredo Ramírez, el Grupo Parlamentario de Morena en la LXXIV Legislatura mantuvo una férrea oposición a la propuesta del Gobierno del Estado que este año imponía nuevas cargas fiscales a sectores empresariales y productivos, ciudadanos, y hasta gobiernos municipales.


El legislador afín a la cuarta transformación celebró que con la aprobación del dictamen en comisiones rinda frutos una lucha emprendida por Morena en defensa de los intereses de los ciudadanos, la cual inició desde el momento en que votaron en contra de la Ley de Ingresos 2019, llevó a los legisladores de esta fuerza política a promover una acción de inconstitucionalidad contra el propio Congreso del Estado por la aprobación de la miscelánea fiscal, y a vincularse con sectores sociales y productivos afectados por el pago de los nuevos impuestos.


Después del consenso alcanzado este día en las comisiones de Hacienda y Presupuesto, el próximo miércoles podría someterse a votación del pleno de la LXXIV Legislatura el dictamen que propone derogar los impuestos por extracción de materiales, por emisión de gases y contaminantes al suelo, subsuelo y agua, así como por el almacenamiento y depósito de residuos sólidos.


Ramírez Bedolla reiteró que con los llamados impuestos ecológicos, la administración estatal sólo persigue fines recaudatorios, ya que apuesta por sancionar el daño ambiental en lugar de evitarlo con base en la aplicación de las leyes y normas en la materia; “con esta miscelánea fiscal, el gobierno de Silvano Aureoles busca cambiar una política ambiental preventiva por una política recaudatoria punitiva”, recalcó.


Añadió que el cobro de impuestos ecológicos pondría en riesgo la rentabilidad de diversos sectores productivos, toda vez que elevaría los costos de producción a un nivel insostenible, con lo que Michoacán dejaría de ser un estado competitivo y enfrentaría incluso la fuga de capitales; “si el Congreso del Estado vota a favor de la derogación de estas cargas fiscales, estará actuando de manera muy responsable con la economía de nuestro estado”, concluyó.