• Altorre

No podemos darnos el lujo de bajar la guardia contra el Covid-19: Miriam Tinoco



-Positivo el anuncio hecho este lunes por el titular del Ejecutivo del Estado, en donde anunció el reforzamiento de las medidas de protección y prevención


Morelia, Mich., 09 de noviembre de 2020.- No podemos darnos el lujo de bajar la guardia en la lucha contra el Covid-19, pues relajar las acciones que se han venido instrumentando desde marzo pasado implica una condena de muerte para miles de personas y un colapso de nuestro Sistema de Salud, recalcó la diputada Miriam Tinoco Soto, coordinadora de la Representación Parlamentaria de la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.


Por ello la legisladora consideró positivo el mensaje hecho este lunes por el titular del Ejecutivo del Estado, en donde anunció el reforzamiento de las medidas de protección y prevención durante la segunda fase de la Nueva Convivencia a la que entramos las y los michoacanos.


“Si bien es cierto que el deseo colectivo es retornar a una condición de normalidad como la que se vivía previo a la pandemia, debemos tener en claro que los deseos deben ajustarse a la realidad, y más en un contexto de tal gravedad como lo es el de esta crisis sanitaria”.


Calificó de gran relevancia la determinación de mandatar el uso obligatorio del cubrebocas en todos los espacios, para lo cual se requerirá la intervención del Congreso del Estado a fin de que tal medida tenga carácter de ley, a través de la aprobación del decreto respectivo.


“Lamentablemente hemos visto como en parte de la población se han relajado las medidas de protección, recientemente y con motivo de los festejos por el Día de Muertos pudimos observar conglomeraciones en el riesgo de contagio fue exponencial”.


Miriam Tinoco consideró más que oportuna la determinación de controlar los espacios públicos y cancelar todos los eventos masivos como ferias, jaripeos, posadas, peregrinaciones; el cumplimiento estricto de protocolos en tianguis, mercados y el comercio en general; la restricción de horarios y días en bares y restaurantes; el apego a protocolos en empresas, hoteles y restaurantes en donde el número de personas no debe de rebasar el 50 y 75 por ciento, dependiendo de la capacidad del lugar y del giro al que corresponda; y el uso obligatorio del cubrebocas en todos los espacios.