• Altorre

Un político pobre, sin duda alguna es un pobre político.



Así es como se vé…. lo que se dice…

Por: Alberto Torres // Altorre.


*Lamentablemente la frase “un político pobre es un pobre político” acuñada por Carlos Hank González, no dejará de tener vigencia ni hoy ni nunca y menos en tiempos electorales.


*Cuando en campaña política se adolece principalmente de recursos económicos. Se coloca al pueblo en la incertidumbre: ¿quienes habrá de gobernarnos?.


La pobreza en el actual proceso electoral no es en definitiva nada nuevo, desde el inicio del proceso electoral en los registros para candidatos, los encargados de la difusión o incluso los propios dirigentes partidarios, señalan la falta de atención del centro de la república para proveer de tan preciado recurso a partidos y candidatos.


“Que cada uno se rasque con sus propias uñas” han de pensar, pues los candidatos a diputados federales, e incluso los que pretenden gobernarnos, (salvo sus contadas excepciones), no traen ni para la gasolina y en vehículo propio o ‘a patín’, como popularmente se dice; recorren la geografía estatal en busca del preciado “voto popular”.


Y no es que quiera que se gasten onerosas cantidades, pero sí es necesario que la difusión de la imagen, propuestas y objetivos lleguen a los ciudadanos que finalmente serán los que elegirán a quien nos gobierne en dos de los tres poderes del Estado.


¿Qué pasará si estas propuestas no llegan oportunamente a la ciudadanía?, la compra de votos, la corrupción a través de liderazgos populares, de organizaciones tanto empresariales, como sociales, y el voto duro de los partidos será quien determine la llegada de los nuevos administradores a Michoacán y con ello la continuidad de la corrupción, la opacidad en la ejecución de recursos, la falta y fuga de empleos y por ende, más pobreza .


Es preocupante que lo destinado para partidos políticos suministrado por el INE a las campañas político electorales, sea utilizado de manera discrecional, y que los candidatos andan limosneando en los comités municipales o estatales, para poder realizar la difusión adecuada de sus propuestas. Aunado a ello la ausencia de medios informativos en los recorridos de campaña, permite a las y los aspirantes a utilizar cualquier artimaña o triquiñuela deshonesta, para ganar la simpatía y el voto de los ciudadanos, ¡Aguas!…


¿Cuál es el riesgo en el que se coloca a los ciudadanos?, pues que la mano negra de la delincuencia, se inmiscuya, si no es con candidatos propios, si con recursos que de antemano adquieren derechos sobre el cargo popular. Ya lo dijo el presidente Andrés Manuel y la Secretaría de Gobernación desde las mañaneras,” hoy tenemos un nuevo partido, el de la delincuencia”. Ojo lo reconoce el propio presidente de la República, no se extrañen luego de sus resultados…


Están por iniciar las campañas a presidentes municipales, a diputados locales, y aún no hemos tenido una clara imagen de cual es la propuesta tangible, clara, contundente de las acciones que habrán de realizar aquellos que quieren gobernarnos, y si a eso le sumamos, la opacidad que generó la caída de algunos candidatos, que poco a poco se va recuperando, pues la nube de la incertidumbre cubre más densa el futuro de nuestro lindo y querido Michoacán y dede luego el de nuestro país, México. Reitero la inclusión de candidatos obscuros o la compra de algunos, está cada día más en riesgo...


Lo cierto es que político pobre es un pobre político, que traducido a la realidad, nos arrojará una administración pobre y por consiguiente un pueblo pobre en desarrollo, cultura, seguridad, y continuaremos pobres en educación, Estado de Derecho, desarrollo social, etcétera, etcétera y muchos más etcéteras.


Si no me cree, al tiempo.

¿Por qué? porque así es como se vé…. lo que se dice…

Hasta la próxima.