• Altorre

Por Una Gran Alianza Opositora

DELA Red.

Septiembre 06.2020/ Por: Juan Benito Coquet.

Si los partidos de oposición al gobierno que pueden hacerlo: PAN, PRI, PRD y MC no hacen una alianza para enfrentar el proceso electoral del año que entra como un bloque unido, al menos parcialmente, no solamente fragmentarán el voto y serán estrepitosamente derrotados por la coalición de Morena, sino también le habrán fallado irremediablemente a la sociedad que se ha movilizado en contra del gobierno, a través de diversas organizaciones civiles y grupos de ciudadanos independientes.

No resulta fácil para la sociedad mexicana digerir la idea de que habrá 7 mini - partidos más en la jornada electoral. ¿A quién representan?

El no poder concretar una alianza entre los grandes partidos puede traer consigo graves consecuencias para la democracia el futuro de la Nación.

Además, seguirán abonando a la mala imagen de los partidos como agencias de interesados y grupos de poder político y económico, anclados en la corrupción y el consumo de recursos públicos para sobrevivir.

Si no entienden el llamado de la sociedad inconforme, los movimientos sociales opositores tendrán que tomar otro cauce al margen de la contienda democrática.

La alianza no tiene otro sentido que intentar equilibrar el ejercicio del poder político en México, corregir el rumbo y ganar por la fuerza de las ideas no por los intereses de grupo, en interés de la República.

Es una gran oportunidad para cambiar la percepción negativa que los ciudadanos tienen sobre los partidos.

La sociedad mexicana está polarizada y dividida. No acepta las simulaciones y la corrupción en los espacios públicos. Ya no cree en las mentiras del gobierno y los partidos.

Por eso resulta importante sacar a la luz, a través de la alianza, la fuerza de la parte de la sociedad que quiere una alternativa real de cambio por la vía de las decisiones democráticas en elecciones.

Candidaturas para los liderazgos emergentes de la sociedad, no para los compadres, amigos y familiares de los dueños de las franquicias políticas.

El no encontrar los acuerdos necesarios para concretar esa alianza denotaría una profunda falta de visión política en la dirigencia de estos partidos y los gobernadores ávidos de influir en su sucesión en los estados que enfrenta elecciones.

Todavía hay tiempo de que reflexionen y hagan lo correcto por México.